De la mano, en el borde de la arena, bailaron a la luz de la luna

La brillantez y el tipismo de la Fiesta de Candelaria culmina en la nocturna procesión. A lo largo de la playa, sobre la arena fina, junto a las ondulaciones de espuma conque el mar termina su vaivén incesante, desfila la abigarrada comitiva compuesta por los más heterogéneos elementos. Vista desde alguna de las azoteas del pueblo o desde el barrio alto de Santa Ana, la procesión ofrece un fantástico aspecto. Sobre el mar juegan, en polícromas lumbraradas, las candilejas de los fuegos artificiales y los rojos, verdes y amarillos intensos de las bengalas. En torno al trono de la virgen centenares de luces se destacan en las manos de los hombres y de las mujeres que van de promesa. Se oye un rumor de marcha religiosa ejecutada por una banda de pueblo. Cantos de clérigos, ecos de coplas, silbidos, “ajijides” y vítores constantes a la imagen milagrosa.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Empieza un blog en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: